“Cuerpos sin duelo” y deuda simbólica: El lugar del arte en contextos de violencia